Brahim Gali, secretario general del Frente Polisario, pide renegociar el alto el fuego en el Sáhara de 1991

elpais.com.- Brahim Gali, secretario general del Frente Polisario reclamó este sábado una “renegociación” del acuerdo del alto en fuego con Marruecos, que entró en vigor en 1991, porque la comunidad internacional debe adaptarse a “las nuevas circunstancias”. Se refirió así, en una rueda de prensa en los campamentos de refugiados de Tinduf (Argelia), a la declaración de guerra contra el reino alauí por parte del movimiento saharaui el 13 de noviembre de 2020, que tras 30 años de tensa paz reanudó unas hostilidades de “baja intensidad”, de acuerdo con un documento reciente de Naciones Unidas. El líder del movimiento saharaui trató también de zanjar la polémica provocada por su entrada y estancia en España para tratarse de la covid-19 calificando el interés por este asunto de “falso debate”.

“Respeto lo que el Gobierno español ha respondido a los medios sobre en qué condición entré y no voy a ir más allá. Lo fundamental es que he estado en una situación crítica, me he ingresado en un hospital, me curé y estoy aquí vivo. Agradezco el gesto humanitario”, ha dicho el líder saharaui.

(…)

Gali puntualizó que, si bien es necesario renegociar el acuerdo que entró en vigor en 1991, la “autodeterminación del pueblo saharaui y su independencia” y “terminar con la ocupación del Sáhara Occidental, la última colonia de África” siguen siendo líneas rojas para los saharauis. El Sáhara Occidental está inscrito desde 1963 en la lista de Naciones Unidas de Territorios no Autónomos de Naciones Unidas, es decir pendientes de descolonizar.

(…)

“Hay una guerra. Marruecos siempre lo niega y no lo ha reconocido, pero la armada saharaui sigue bombardeando al ejército marroquí de forma diaria”, ha afirmado Gali, en alusión a las escaramuzas con el Ejército marroquí que comenzaron el 13 de noviembre del año pasado y a las que Marruecos ha respondido con ataques militares pero con un silencio oficial absoluto sobre la guerra.

Esta nueva guerra no tiene vuelta atrás, sostuvo el líder saharaui. “Imaginar que volveremos a la situación de antes como si no hubiera pasado nada es inimaginable. Pero estamos dispuestos a negociar para conseguir una paz duradera y justa”, ha matizado. Los militares saharauis que estos días han acompañado a la primera delegación de visitantes internacionales a los campamentos de Tinduf, tras la apertura de las fronteras después de la pandemia, han alertado de que estas hostilidades irán a más.

El secretario general del Frente Polisario ha recalcado también que el nuevo enviado de la ONU para la Misión de las Naciones Unidas para el referéndum en el Sahara Occidental (Minurso), Staffan Domingo De Mistura (Estocolmo, 1947) ya no tendrá simplemente que “observar el cumplimiento del alto el fuego”. “De Mistura tiene responsabilidades: la implementación del plan y abordar la cuestión de la vuelta a las armas desde el 13 de noviembre de 2020. La nueva situación que tenemos es completamente diferente a la de sus predecesores y que requiere un nuevo tratamiento del Consejo de Seguridad para corregir el error que ha originado un fracaso durante 30 años y ha conllevado a la vuelta a las armas”.