Esta entrada también está disponible en: Français (Francés)

ALGIERS (aps.dz) – La activista saharaui de derechos humanos, Sultana Khaya, pidió el domingo a la comunidad internacional que intervenga para ayudarla ante el asedio que le han impuesto durante 461 días las autoridades de ocupación marroquíes en su casa familiar de la ciudad ocupada de Bojador.

En una declaración a APS, Sultana Khaya dijo que “ella y su familia están bajo estricta vigilancia policial y tienen prohibido salir y visitar a su familia”. Las fuerzas de ocupación también impiden al activista salir para recibir tratamiento médico.

La activista también dijo que su familia “está privada de agua y electricidad” y subrayó en el mismo contexto que las fuerzas de ocupación marroquíes utilizan todos los medios inhumanos para torturarla por su insistencia en izar la bandera de la República Árabe Saharaui Democrática (RASD) en el tejado de su casa para reafirmar el compromiso del pueblo saharaui con su derecho a la autodeterminación y la independencia.

Sultana Khaya subrayó también que “a raíz de los ataques represivos que las fuerzas de seguridad marroquíes llevan a cabo regularmente contra su domicilio en Bojador, su familia se ve privada de sueño.

Continuó, en el mismo sentido, que “las fuerzas de seguridad marroquíes siguen vigilándola para impedir que documente sus crímenes”, haciendo un nuevo llamamiento a la comunidad internacional para que “ejerza más presión sobre el régimen marroquí del majzén para que levante el asedio que le han impuesto injustamente, y para que la proteja a ella y a todo el pueblo saharaui que sigue sufriendo diversas formas de tortura”.

El activista saharaui también hizo un llamamiento a la comunidad internacional y a las organizaciones de derechos humanos para que “asuman sus responsabilidades” y “protejan” al pueblo saharaui, que se enfrenta a un “genocidio” desde la reanudación de la lucha armada el 13 de noviembre de 2020, en respuesta a la flagrante violación por parte del ocupante marroquí del acuerdo de alto el fuego de 1991 (tras la agresión en El-Guerguerat).

“Las violaciones marroquíes han progresado de forma espectacular”, dijo Sultana Khaya al respecto.

Sultana Khaya, ha sido agredida y violada varias veces, y sus dos hermanas y el resto de la familia han sido objeto de todo tipo de agresiones, violencia y acoso.

Como recordatorio, la activista y su familia han estado bajo arresto domiciliario en su casa en la ciudad ocupada de Bojador desde el 19 de noviembre de 2020, debido a la izada diaria de la bandera nacional de la RASD sobre la casa en resistencia pacífica contra la ocupación ilegal marroquí.

Varias organizaciones internacionales de derechos humanos han pedido al Consejo de Seguridad de la ONU que proteja al activista saharaui Khaya y al pueblo saharaui de la agresión marroquí, mientras el ocupante continúa con sus violaciones de los derechos humanos a la vista de la ONU, que permanece totalmente callada.