Esta entrada también está disponible en: English (Inglés) Português (Portugués, Portugal) Français (Francés)

 

BRUSELAS – APS.dz Varios expertos y eurodiputados denunciaron el miércoles la “contradictoria” política económica y comercial de la Unión Europea (UE) con respecto a los territorios ocupados, como el Sáhara Occidental, y subrayaron la necesidad de una “respuesta coherente y uniforme” basada en los principios establecidos del derecho internacional.

En un debate de la Comisión Europea sobre el “vínculo entre los derechos humanos y el comercio en el contexto de los territorios no autónomos ocupados”, el político y experto del programa de Oriente Medio y Norte de África del Consejo Europeo de Relaciones Exteriores, Hugh Lovatt, señaló que en una docena de territorios ocupados y anexionados, las posiciones de la UE han variado y las normas no siempre se aplican a los mismos territorios.

En su discurso, Lovatt afirmó que “la UE debe tener un enfoque más coherente y riguroso de la política comercial en los territorios ocupados, que debe aplicarse por igual a los enemigos, a los amigos y a la UE”.

“Esta falta de coherencia ha comprometido la integridad del mercado interior de la UE y su credibilidad. Esto debe tomarse en serio. En un mundo cada vez más dominado por los intereses geopolíticos, esta coherencia es importante”, dijo.

Con motivo del lanzamiento de una iniciativa ciudadana que insta a la UE a poner fin al comercio que incluye territorios de países ocupados o anexionados, Lovatt pidió que se apoye y defienda a las empresas que deciden no violar las leyes internacionales.

Por su parte, François Dubuisson, profesor y experto en derecho internacional, subrayó la importancia de tener una “respuesta uniforme y coherente” a todas estas situaciones ilegales, denunciando la política comercial contradictoria de la UE con respecto a su comercio con Marruecos.

Dubuisson deploró la reacción “diferente” de la UE con respecto a Marruecos, con el que ha concluido acuerdos para favorecer el comercio y la exportación de recursos naturales del Sáhara Occidental ocupado, sin el consentimiento del pueblo saharaui, mientras que las medidas tomadas con respecto a Rusia fueron más duras dado el contexto actual.

“Es hora de que las posiciones de la UE se basen sistemáticamente en los principios establecidos del derecho internacional”, argumentó.

Gilles Devers, abogado especializado en derecho internacional, afirmó que el etiquetado de los productos procedentes de los territorios ocupados no resuelve la situación y que “la solución es la prohibición del comercio que incluya los territorios ocupados”.

Por su parte, el eurodiputado y miembro del partido español Podemos, Miguel Urban Crespo, afirmó en su intervención que la política comercial europea debe ser “coherente, debe defender los tratados europeos e internacionales, de lo contrario es una política injusta, incoherente e ilegal”.

Se ha producido una decisión “histórica” del Tribunal Europeo “anulando los acuerdos comerciales (agrícolas y pesqueros) entre la UE y Marruecos por tratarse de una explotación ilegal de recursos pertenecientes al Sáhara Occidental”. Esta sentencia muestra claramente la incoherencia entre la política comercial de la UE y los derechos humanos. Es una vergüenza”, dijo.