Esta entrada también está disponible en: Português (Portugués, Portugal) English (Inglés)

Comunicado del Comité Político del Bloco de Esquerda del 23 de marzo de 2022.

La carta del Presidente del Gobierno español al Rey de Marruecos, en la que afirma que la propuesta de un “régimen especial de autonomía” para el Sáhara Occidental, realizada por Rabat en 2007, es la “más seria, realista y creíble” para ese territorio, es una decisión deplorable para todos los que asumen el derecho de autodeterminación de los pueblos como un pilar incuestionable de las relaciones internacionales y una afrenta al pueblo saharaui.

Cediendo al chantaje tanto de la monarquía marroquí -materializado en el fomento de la entrada de decenas de miles de migrantes en Ceuta y Melilla- como de Estados Unidos -cuya administración Trump reconoció la soberanía marroquí sobre el Sáhara Occidental, posición reiterada por la actual administración Biden-, el Estado español ha vuelto a abandonar al pueblo saharaui a manos del ocupante, en flagrante contraste con el discurso oficial contra la ocupación de Ucrania por Rusia y a favor del derecho del pueblo ucraniano a la independencia.

Este cambio en la posición del gobierno español no cambia la naturaleza de lo que está en juego en el Sáhara Occidental. Y lo que está en juego es el cumplimiento del derecho internacional, que impone que ninguna solución sobre territorios no autónomos, como el Sáhara Occidental, es legítima si no se basa en la voluntad expresa del pueblo respectivo en un acto de autodeterminación. Lo que está en juego es el respeto a las reiteradas decisiones del Tribunal General de la UE que ha dictaminado que Marruecos y el Sáhara Occidental son dos territorios distintos, que el primero no tiene soberanía sobre el segundo y que el Frente Polisario es el único representante legítimo del pueblo saharaui.

Portugal -que fue capaz de enfrentarse a todos los chantajes y hacer suya la defensa del derecho del pueblo de Timor Oriental a la autodeterminación- debe ser coherente con lo que dijo entonces y dice ahora en relación con Ucrania: ninguna solución para el Sáhara Occidental es legítima si no resulta de un acto de autodeterminación de su pueblo.

El Bloco de Esquerda saluda a las fuerzas políticas que, en España, repudiaron la decisión de Pedro Sánchez y expresa toda su solidaridad con el pueblo saharaui y el Frente Polisario, su único representante.

El Bloco insta al gobierno portugués a comprometerse con el mandato del Representante Personal del Secretario General de las Naciones Unidas para el Sáhara Occidental que conduzca rápidamente a la celebración de un referéndum de autodeterminación en este territorio, única solución que respeta la legalidad internacional.