Esta entrada también está disponible en: Português (Portugués, Portugal) English (Inglés)

PUSL.- Según informaciones de sus familias, Hassan Dah y Houcein Zawi siguen en huelga de hambre desde el 1 de abril.

Los dos presos políticos saharauis fueron trasladados a las celdas cercanas a la enfermería del hospital de la cárcel de Kenitra.

Pasan 23 horas en las celdas y su salud se deteriora rápidamente.

Los dos saharauis en huelga de hambre sufren intensos dolores de cabeza, náuseas y una pérdida de peso muy considerable.

Lo más alarmante parece ser el estado de los riñones de estos huelguistas que han sido inyectados en la enfermería con algo que supuestamente les hace orinar.

El deterioro del estado de salud de esta manera después de sólo 13 días en huelga de hambre se explica por el precario estado anterior y la sistemática negligencia médica y tortura desde su detención en 2010.

Además, el grupo de Gdeim Izik del que forman parte Hassan Dah y Houcein Zawi viene realizando periódicamente huelgas de hambre prolongadas contra la tortura, los malos tratos, el aislamiento y el secuestro en Marruecos, exigiendo que se les ubique en las cárceles de su patria, donde están sus familias y donde fueron detenidos en 2010, en los territorios ocupados del Sáhara Occidental.

Marruecos ha ignorado deliberadamente todos los dictámenes y decisiones de las Naciones Unidas que han calificado la detención de este grupo como arbitraria, han denunciado las torturas, las negligencias médicas y el hecho de que estén retenidos fuera del territorio del Sáhara Occidental.

Durante 48 horas, varios presos de este grupo repartidos por varias cárceles de Marruecos realizaron una huelga de protesta en solidaridad con Dah y Zawi.