Esta entrada también está disponible en: Português (Portugués, Portugal) English (Inglés)

Melilla (España) 25 de junio de 2022 (SPS) – Autoridades marroquíes cometieron graves violaciones contra ciudadanos africanos, como se documentó en vídeos cerca de la frontera norte de Marruecos con la ciudad española de Melilla el viernes, lo que provocó la muerte y lesiones de decenas de migrantes, según informan los medios marroquíes e internacionales.

Los medios de comunicación españoles siguieron de hecho el intento de más de 2.000 migrantes africanos de cruzar a la ciudad de Melilla, rodeados de alambre de espino, siendo testigos de la violenta intervención de las fuerzas policiales marroquíes, que utilizaron gases lacrimógenos y otras armas, deteniendo a cientos de migrantes que aparecían en los vídeos en terribles e inhumanas condiciones de detención. 18 migrantes africanos fueron asesinados, según la comunicación oficial marroquí.

La presencia de estos ciudadanos africanos en Marruecos es en sí misma un verdadero misterio, ya que todas las fronteras terrestres de Marruecos están cerradas.

Las fronteras orientales de Marruecos con Argelia han estado completamente cerradas durante décadas, mientras que las fronteras del sur del Sáhara Occidental bajo ocupación marroquí también han estado cerradas desde el comienzo de la lucha armada entre el Frente Polisario y Marruecos el 13 de noviembre de 2020.

De hecho, parece que la gran mayoría de los ciudadanos africanos que se encuentran en Marruecos son, en general, residentes legales que entraron en Marruecos por vía aérea y, a menudo, a bordo de aerolíneas marroquíes, y con visados legales. De hecho, las autoridades de Rabat aprovechan la cobertura de sus compañías aéreas de la mayoría de los países africanos, especialmente los francófonos, para facilitar la inmigración de cientos de jóvenes que desean obtener oportunidades de empleo y que, al llegar a Marruecos, se encuentran a merced de las maniobras de las autoridades marroquíes, que los utilizan como cartas de presión contra la Unión Europea a través de la frontera española.

Esto se puso especialmente de manifiesto en varias ocasiones, cuando las autoridades marroquíes facilitaron el paso de cientos de migrantes africanos e incluso marroquíes durante el deterioro de las relaciones de Rabat con su vecino del norte, España. Esta última se apresuró a satisfacer las exigencias marroquíes, por lo que Rabat detuvo a los migrantes, los reprimió e incluso mató a algunos de ellos.

De vez en cuando, las autoridades marroquíes también muestran su firmeza en el tratamiento de la inmigración y, en contra de la costumbre, permiten la necesaria cobertura mediática de sus prácticas de control de los flujos migratorios, como parte de sus esfuerzos por convencer a España y a Europa de que sus fuerzas policiales están haciendo el trabajo por el que reciben cientos de millones de dólares anuales de la Unión Europea.

Comentando este acontecimiento, el portavoz del Gobierno saharaui y ministro de Información, D. Hamada Selma, declaró hoy al Servicio de Prensa Saharaui (SPS) que “el Estado ocupante marroquí, cuyo rey es el Campeón de la Unión Africana para las Migraciones, ha cometido desde ayer un nuevo crimen contra la humanidad, y por ello recibe desgraciadamente los elogios y el reconocimiento del Presidente del Gobierno español”.

El funcionario saharaui lamentó la posición del presidente del Gobierno español, diciendo que “es inaceptable que un funcionario europeo, cerca de cuyas fronteras se comete tal crimen, celebre la violación de los derechos humanos por parte de Marruecos contra los ciudadanos africanos y el trato inhumano que el mundo presenció en vídeo”, en un comentario sobre la declaración del funcionario español ayer de que Marruecos está logrando detener los flujos de inmigración a su país.

El portavoz saharaui instó a la Unión Africana, a las Naciones Unidas y a todas las demás organizaciones pertinentes que se ocupan de los derechos humanos y de los derechos de los migrantes a “intervenir urgentemente para salvar miles de vidas cuya seguridad está actualmente en juego en vista de la forma bárbara en que han sido tratados desde el viernes por las fuerzas de represión marroquíes”.