(SPS)-. La sede de la Asociación Saharaui de Víctimas de Graves violaciones de los Derechos Humanos cometidas por el Estado marroquí, ASVDH, ha sido objeto ese sábado de un asalto por parte de la policía de ocupación y sus servicios de inteligencia para impedir la celebración de la primera sesión de la reunión del Consejo de la Asociación.

En un comunicado difundido tras el ataque a la sede de la asociación, ASVDH ha documentado la agresión de sus miembros por parte de la policía marroquí. La ONG saharaui informó  que sus miembros recibieron golpes e insultos.

 Los siguientes defensores de los derechos humanos y miembros del Consejo de Coordinación de la ASVDH resultaron heridos de diversa consideración:

– Sidi Mohamed Dadash

– Mustafa Dafa Ahmed Babo

– Brahim Dahane

– Brahim Sabbar

– Fatimatou Dahouar Vicepresidenta de la ASVDH

– Salah Zigham

– El Hocine Ettanji

– Mohamed Salem Hamia

– Hama Al Qutb

– Mohamed Boujemaa Zreiguinate

ASVDH, denuncia el asedio y agresión a los miembros de la asociación y “responsabiliza  plenamente a las autoridades de ocupación marroquíes por las violaciones masivas de los derechos humanos de las que son objeto los civiles saharauis”.

Ha exigido a la ONU y al Consejo de Seguridad que pongan fin  a la represión y a las graves violaciones de los derechos humanos en las ciudades ocupadas por Marruecos y exigen que la ocupación marroquí rinda cuentas por sus crímenes contra los saharauis.

Marruecos  continúa con sus campañas para silenciar cualquier voz que reivindica la libertad y la independencia del Sáhara Occidental.

En los últimos años, se ha desatado una represión inusitada contra la población saharaui, que se suma a la que ya venía padeciendo con anterioridad, mediante detenciones arbitrarias, torturas, encarcelamientos y hasta desapariciones forzosas.

Todo esto sucede ante una comunidad internacional amnésica y una España sin moral y principios, y las organizaciones humanitarias de las Naciones Unidas, encabezadas por la Cruz Roja Internacional se miran para  otro lado.

Es hora de que la ONU y su consejo de seguridad hagan honor de su nombre y principios.