Esta entrada también está disponible en: English (Inglés) Português (Portugués, Portugal) Français (Francés)

horizons.dz.- El Ministro de Asuntos Exteriores saharaui, Mohamed Salem Ould Salek, dijo que el régimen de ocupación marroquí pretende, con sus prácticas, ejecutar agendas extranjeras subversivas que apuntan a la paz y la estabilidad en la región, indicando que también busca socavar la cohesión y la unidad de los países y pueblos de la Unión Africana (UA).

La reacción del ministerio saharaui se produce tras el comunicado emitido por el Ministerio de Asuntos Exteriores marroquí tras la recepción del presidente saharaui, Brahim Ghali, por parte de su homólogo tunecino, Kaïs Saïed, en el marco de la 8ª Conferencia Internacional de Tokio sobre Desarrollo Africano (TICAD 8), prevista para el sábado y el domingo en Túnez.

Según el ministerio saharaui, la recepción del Sr. Ghali por parte del presidente tunecino se inscribe en el marco de la “igualdad de trato de todos los jefes de Estado y de Gobierno y de las delegaciones miembros de la UA acogidos en el aeropuerto internacional de Cartago”, informa la Agencia de Noticias Saharaui (SPS). Añadió que “el nuevo comunicado marroquí fue formulado, erróneamente, en un lenguaje de arrogancia y desprecio hacia Túnez, que actuó como país anfitrión de la Conferencia y cuyo deber es acoger a los países miembros de la UA, de acuerdo con las resoluciones de la organización panafricana y los protocolos que rigen este tipo de eventos”.

“Estas prácticas (marroquíes) sólo pueden justificarse por agendas ocultas, especialmente relacionadas con la ejecución de agendas extranjeras subversivas que tienen como objetivo la paz y la estabilidad en la región. Desde la adhesión del Reino de Marruecos a la UA, la República Saharaui ha advertido constantemente que el régimen marroquí busca, sobre todo, socavar la cohesión y la unidad de los países y pueblos de la UA”, añadió la misma fuente. “Parece que Marruecos no hace más que retroceder, recurriendo de nuevo a la política de la silla vacía, adoptada en los años 80 y 90 del siglo pasado. El Estado de ocupación marroquí, cada vez más aislado, se esfuerza por salir del estancamiento, especialmente ante la negación de la comunidad internacional de la soberanía de Marruecos sobre el Sáhara Occidental. También lucha ante el hecho de que la República Saharaui constituye una realidad nacional, regional e internacional innegable e irrevocable.

“Desde su adhesión a la UA en 2017, el Reino de Marruecos ha participado, junto a la República Saharaui, en todas las cumbres, conferencias, seminarios y actividades de la Unión, de la que la República Saharaui es miembro fundador”, después de que el Reino haya firmado, por supuesto, el Acta Constitutiva de la UA y haya publicado su ratificación en su boletín oficial, señala el comunicado.

Marruecos también participó, al igual que la República Saharaui, en la quinta cumbre UA-UE celebrada en Abiyán en 2017, “y durante la cual el reino ocupante se mantuvo al margen y consintió la decisión de la UA sobre el derecho de los estados miembros a asistir a todas las conferencias y eventos de la UA”.

El Reino también participó en la 6ª Conferencia de la TICAD en Mozambique en 2017, de nuevo en presencia de la delegación saharaui, y a pesar del comportamiento agresivo mostrado por la delegación marroquí, el Ministerio de Asuntos Exteriores de Marruecos no ha emitido ninguna declaración como lo hizo contra Túnez.

El presidente saharaui, junto con sus homólogos africanos, asistió, una vez más, a la 7ª Conferencia TICAD en Yokohama (Japón), en agosto de 2019, en presencia de una delegación marroquí. Sin embargo, el Reino no ha protestado ni se ha retirado, ni ha llamado a su embajador en Japón, concluye el comunicado.