Esta entrada también está disponible en: English (Inglés) Português (Portugués, Portugal) Français (Francés)

ARGEL – APS.dz .- Marruecos ha vuelto a brillar en Túnez por la política de la silla vacía al negarse a asistir a la 8ª Conferencia Internacional de Tokio para el Desarrollo de África (TICAD8) en reacción a la participación de la República Árabe Saharaui Democrática (RASD).

La sede marroquí permaneció vacía el sábado y el domingo en los actos de la TICAD8 para protestar contra la recepción por parte del presidente tunecino Kaïs Saïed del presidente saharaui Brahim Ghali, que viajó a Túnez al frente de una amplia delegación para representar a su país -miembro fundador de la Unión Africana (UA)- en el evento.

En una declaración a APS, Mohand Berkouk, experto en asuntos estratégicos y de seguridad, condenó la política de “disensión” de Marruecos, ilustrada por su intento de “torpedear” la cumbre de la TICAD8.

“La decisión de Marruecos de torpedear la cumbre de Túnez sobre el desarrollo de África es indicativa de las verdaderas intenciones de Marruecos con respecto a su pertenencia a la UA, cuyo verdadero objetivo es crear disensiones en África”, afirmó.

Según el experto, “Marruecos sufre una doble situación de bancarrota, tanto moralmente por su política de huida hacia adelante en la cuestión del Sáhara Occidental como en relación con una serie de cuestiones estratégicas para África”, como la concesión del estatuto de observador en la UA a la entidad sionista.

Destacando que el Reino se enfrenta a una “crisis de política exterior”, Berkouk subrayó los intentos marroquíes de “crear alianzas para frenar la solidaridad interafricana, tanto en materia de desarrollo como, sobre todo, de seguridad colectiva”.

Lo que hay que retener de la Cumbre de la TICAD, prosigue el experto argelino, es “la confirmación del estatuto del Sáhara Occidental como territorio no autónomo en relación con las Naciones Unidas y el estatuto de la RASD como miembro fundador de la UA”. Un miembro de pleno derecho que puede aprovechar las oportunidades de participar en todas las interacciones multilaterales de la organización panafricana, ya sea con otras entidades regionales o incluso con actores geopolíticos superiores”.

“En Túnez, Marruecos sufrió un doble fracaso. La primera es la participación de la RASD en esta reunión de la TICAD y la segunda es la acogida tan especial que se le ha dado al presidente del Sáhara Occidental, Brahim Ghali”, concluyó.

Por su parte, el Ministerio de Asuntos Exteriores saharaui ha afirmado que el régimen de ocupación marroquí pretende, con sus prácticas, ejecutar agendas extranjeras subversivas que tienen como objetivo la paz y la estabilidad en la región, indicando que también busca socavar la cohesión y la unidad de los países y pueblos de la UA.

En este sentido, la diplomacia saharaui recordó la dura verdad de que la recepción del Sr. Ghali por parte del presidente tunecino formaba parte del “trato igualitario de todos los jefes de estado y de gobierno y de las delegaciones miembros de la UA acogidos en el aeropuerto internacional de Cartago”.

En declaraciones a la cadena de televisión árabe BBC, el miembro de la Secretaría Nacional del Frente Polisario encargado de Europa y la Unión Europea, Oubi Bouchraya Bachir, se mostró de acuerdo, considerando que el contenido del comunicado, lleno de arrogancia y agresividad, hechas públicas por el Ministerio de Asuntos Exteriores del ocupante marroquí sobre la recepción del presidente saharaui por parte de su homólogo tunecino ocultaban la sensación de un fracaso estrepitoso en la consecución de los objetivos de su adhesión en 2017 a la UA.

Comentando también el último comunicado de Asuntos Exteriores de Túnez, el diplomático saharaui afirmó que “refleja, en verdad, el compromiso de Túnez con la legalidad y la legitimidad internacionales en lo que respecta al conflicto de descolonización del Sáhara Occidental, así como sus compromisos como país miembro de la UA”.

Insistiendo en su “neutralidad y respeto a la legalidad internacional”, Túnez se había comprometido en un comunicado de su Ministerio de Asuntos Exteriores a “respetar las resoluciones de la ONU del mismo modo que las de la UA, de la que el país es miembro fundador”.