Marruecos: el lento asesinato de presos políticos saharauis

PUSL.- Marruecos, además de ignorar las decisiones y recomendaciones de la ONU y sus mecanismos en el área de los derechos humanos, agrava la situación de los presos políticos saharauis que están sujetos a represalias constantes.

El Bachir Khadda del grupo de Gdeim Izik terminó una huelga de hambre que duró 43 días y se encuentra en un estado de debilitación física extrema. La dirección de la prisión Tiflet 2 donde está detenido no ha enviado hasta el momento ningún médico o enfermero para evaluar la situación de Khadda.

Este periodista y activista de derechos humanos no es capaz de mantenerse en pie, está en una silla de ruedas sin que los guardias le ayuden a moverse. En confinamiento prolongado en una celda sin el mínimo de condiciones y sin acceso a comida adecuada.

Abdallah Abbahah, otro preso político del grupo de Gdeim Izik, detenido en la misma cárcel está en huelga de hambre hace 33 días, en una celda fría, sin ningún tipo de mobiliario, sólo con tres mantas finas y agua para beber.

Abbahah sufre de reumatismo y dolores intensos debido a las secuelas de tortura sufrida desde 2010, además de padecer de problemas pulmonares y asma.

Mohamed Bourial del mismo grupo y en la misma cárcel también está en huelga de hambre desde el 12 de octubre y en situación de salud crítica.

Estos tres presos tienen todavía secuelas psicológicas debido al confinamiento prolongado y la continua tortura psicológica.

Los presos de Ait Melloul del mismo grupo han sido objeto de envenenamiento a través de la comida que se les da.

Brahim Ismaili y Sidahmed Lemjeyid son víctimas de esta forma de mal trato por segunda vez en un espacio inferior a 2 meses, Mohamed Lefkir y Mohamed Bani se vieron gravemente afectados durante el primer envenenamiento.

Los presos políticos del Grupo de Gdeim Izik son víctimas de secuestro, tortura, malos tratos continuos, aislamiento prolongado, racismo, ataque físico, negligencia médica intencionada y administración de medicación inadecuada desde su detención en 2010. El gobierno de Marruecos está destruyendo la salud de estos presos de forma intencionada poniendo en peligro sus vidas.

Esta forma de actuar intencional no puede ser calificada de otra forma que no sea asesinato.

Uso de cookies

porunsaharalibre.org utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies