Marruecos: ley usada para silenciar a periodistas

La mujer que filmó a la policía se enfrenta a dos años en la cárcel

(Nueva York) HRW – Las autoridades marroquíes están utilizando una ley destinada a impedir que las personas reclamen falsamente credenciales profesionales para acusaciones criminales contra personas que intentan exponer abusos, dijo hoy Human Rights Watch.

En el último caso, Nazha Khalidi, que es afiliada al grupo activista Equipo Media en El Aaiún, en el Sáhara Occidental, será juzgada el 20 de mayo de 2019, acusada de no cumplir los requisitos para titular periodista. La policía la prendió el 4 de diciembre de 2018, mientras ella estaba transmitiendo en directo en Facebook una escena callejera en el Sáhara Occidental y denunciando la “represión” marroquí. Puede ser condenada a dos años de prisión.

“Las personas que hablan pacíficamente nunca deben tener miedo de ser presas por fingir ser periodistas”, dijo Eric Goldstein, director adjunto de Medio Oriente y Norte de África de Human Rights Watch. “Las autoridades no deberían estar utilizando una ley para impedir que una persona no cualificada alegue ser un médico, por ejemplo, para castigar a personas cuyos comentarios les desagrade.”

El artículo 381 del Código Penal de Marruecos prohíbe “reclamar o usar un título asociado a una profesión que está regulada por la ley … sin reunir las condiciones necesarias para usarla”, y sujeta a los infractores a una sentencia de prisión de tres meses a dos años.

El artículo 381, cuando se utiliza para restringir el periodismo, es incompatible con las obligaciones de Marruecos bajo la ley internacional de derechos humanos de respetar el derecho de buscar, recibir y transmitir información e ideas, dijo Human Rights Watch.

El Parlamento de Marruecos debe modificar el artículo 381 para excluir el periodismo para garantizar los derechos de las personas de transmitir información y comentarios libremente.

La policía liberó a Khalidi tras cuatro horas el 4 de diciembre de 2018, pero confiscó el smartphone que usó para filmar una escena callejera, que terminó con un policía a persiguiendo a la joven. El 15 de mayo, ella contó a Human Rights Watch que su smartphone no le fue devuelto. El Tribunal de Primera Instancia de El Aaiun juzgará su caso.

En otro caso, en abril de 2019, el tribunal de apelaciones de Casablanca confirmó la condena de al menos dos periodistas por varias acusaciones, incluyendo la usurpación del título de periodista, tras la publicación de reportajes en vídeo sobre protestas en la región de Rif en el norte de Marruecos, denunció a uno de los abogados de defensa, Bouchra Rouissi, a Human Rights Watch. El tribunal condenó a Mohamed El Asrihi, director del sitio de noticias Rif 24, a cinco años de prisión, y Fouad Esaidi, director de Awar TV, de Facebook, a tres años.

El Asrihi y Esaidi no poseían licencias oficiales de periodismo – conocidas en Marruecos como “tarjetas de prensa” – y sus plataformas no estaban oficialmente registradas. De acuerdo con un documento del tribunal consultado por Human Rights Watch, El Asrihi estaba en el proceso de registrar su sweb y solicitar una tarjeta de prensa cuando fue arrestado. Rouissi dijo que su arresto ocurrió poco después de haber filmado un intento de las autoridades de arrestar al líder de la protesta, Nasser Zefzafi, en mayo de 2017.

El artículo 19 del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos, ratificado por Marruecos, garantiza el derecho a la libertad de expresión. El Comité de Derechos Humanos, que interpreta el tratado, dijo claramente que “sistemas generales de registro o licenciamiento de periodistas” son incompatibles con la libertad de expresión. En Marruecos, las tarjetas de prensa son entregadas por un cuerpo, formado principalmente por periodistas y editores, establecido por una ley aprobada en 2016. El registro de periodistas impuesto por la ley, independientemente de quien opera el proceso de licenciamiento, es considerado registro estatal, afirmó Human Rights Watch. .

Equipo Media es un colectivo de activistas que abrazan abiertamente la causa de la autodeterminación del Sahara Occidental, la mayoría de los cuales desde los años 1970 están bajo el control de facto de Marruecos. El gobierno considera el territorio marroquí y rechaza la exigencia de un referendum de autodeterminación que incluya la independencia como opción. La comunidad internacional no reconoce la anexión de hecho de Marruecos al Sahara Occidental.

Las autoridades también arrestaron a Khalidi en 2016, cuando cubrió una demostración de mujeres en El Aaiún en nombre del Equipo Media. Las autoridades la mantuvieron durante la noche y confiscaron la cámara y la tarjeta de memoria, liberándola sin cargos, contó a Human Rights Watch.

“Proporcionar informaciones, imágenes y comentarios sin la acreditación oficial no debe ser criminalizado de la manera que la práctica de medicina o la conducción de un camión sin una licencia debe ser”, dijo Goldstein.

Ayúdanos a difundir >>>