Consorcio italiano y Siemens violan el derecho internacional apoyando la ocupación marroquí del Sahara Occidental

PUSL.- Marruecos firmó, en Rabat la semana pasada, un acuerdo de energía eólica entre la Oficina Nacional de Electricidad y Agua Potable de Marruecos (ONEE), la Agencia Marroquí de Energía Sostenible (MASEN Nareva Holding de Marruecos) y el consorcio italiano Enel Green Power por valor de 377 millones.

El consorcio Nareva Holding – Enel Green Power, asociado con Siemens Gamesa Renewables, ganó la licitación internacional en 2016 para el desarrollo, diseño, financiamiento, construcción, operación y mantenimiento del Proyecto Integrado de Energía Eólica de 850 MW.

El nuevo parque eólico de Boujdour se encuentra a unos 7 km al noreste de la ciudad de Boujdour (Sáhara occidental ocupado) y las obras están programadas para comenzar en 2021.

Otro proyecto de lavado de cara marroquí que viola el derecho internacional y no tiene ningún beneficio para la población saharaui que vive en los territorios ocupados.

Cada nuevo “acuerdo” abre oportunidades para que más colonos marroquíes lleguen a los territorios ocupados. Las autoridades marroquíes niegan el empleo a la población saharaui, pero ofrecen empleos mejor pagados a los colonos marroquíes y exención de pagos de impuestos, además de otros beneficios para poblar los territorios ocupados.

Italia y Alemania, que son miembros de la Unión Europea, deben cumplir con las sentencias del Tribunal de Justicia de la Comunidad Europea, que han declarado claramente en tres decisiones que Marruecos no tiene soberanía sobre el territorio y que el pueblo saharaui debe dar su consentimiento al comercio y explotación de sus recursos.

De hecho, estas decisiones no son nuevas y reafirman el derecho internacional y la opinión de la Corte Internacional, así como las resoluciones de las Naciones Unidas y la Unión Africana.

Ayúdanos a difundir >>>